Seguridad de la página de inicio
sábado, 15 agosto 2020
Log in

Persistencia de rastros del virus de hepatitis C después de la resolución espontánea de la hepatitis C

Introducción: El virus de la hepatitis C (VHC) es una causa importante de enfermedad hepática crónica, que predispone a la cirrosis y el carcinoma hepatocelular (CHC) y afecta a alrededor de 150 millones de personas en el mundo. Aproximadamente el 15% de los infectados se someten a una resolución espontánea con pérdida de ARN del VHC mediante análisis convencionales. Sin embargo, el VHC puede establecer una infección persistente, asintomática y de bajo nivel (infección oculta por VHC u OCI), que solo puede identificarse utilizando métodos con mayor sensibilidad que los utilizados convencionalmente.

Esto tiene relevancia clínica ya que pequeñas cantidades de VHC pueden ser infecciosas. Así, de 10 a 20 viriones transmiten la infección en modelos animales, mientras que de 20 a 50 viriones establecen una infección productiva en cultivos de linfocitos T humanos. Además, la OCI se ha identificado en individuos negativos para el ARN del VHC mediante pruebas convencionales que permanecen asintomáticas y luego de una terapia antiviral exitosa.

La persistencia sostenida del rastro del VHC también se ha informado después de la resolución espontánea del VHC en otros estudios, pero se han aplicado técnicas muy sensibles para detectar el ARN del VHC en solo unos pocos casos. Para estudiar esto más a fondo, en este estudio se exploró una colección de muestras de plasma y sangre (PBMC) de pacientes seguidos hasta 20 años después de la infección por VHC autolimitada.

Paralelamente, el estudio tuvo como objetivo evaluar la frecuencia de la incidencia de OCI en individuos después de un episodio de hepatitis C que se resolvió por sí mismo y que mostró repetidamente niveles normales de enzimas hepáticas y virus indetectable mediante pruebas convencionales.

 plasma

Material y Métodos: Para conseguir el objetivo, se aplicaron técnicas de detección de ARN de VHC de alta sensibilidad, se analizaron células mononucleares de PBMC de individuos con infección previa de hepatitis C. Se examinaron 24 individuos no virémicos seguidos durante 0.3–14.4 (media 6.4) años. Se obtuvieron muestras adicionales de 9 de ellas 4,5–7,2 (media 5,9) años después. El ARN se extrajo de pacientes VHC de 4 individuos fueron tratados con inhibidor de la proteasa del VHC, telaprevir.

Resultado: El ARN del VHC se detectó en 14/24 (58,3%) plasma y 11/23 (47,8%) PBMC obtenidos durante la primera recolección. La cadena replicativa de ARN del VHC fue evidente en 7/11 (63,6%) PBMC. En general, 17/24 (70.8%) individuos portaron ARN del VHC en el seguimiento medio de 5.9 años. Las muestras recolectadas 4.5–7.2 años más tarde revelaron VHC en 4/9 (44.4%) plasma y 5/9 (55.5%) PBMC, mientras que 4 (80%) de estas 5 PBMC demostraron la cadena replicativa del virus. En general, 6/9 (66.7%) individuos permanecieron virémicos por hasta 20.7 (promedio 12.7) años. Como se puede ver, Telaprevir eliminó por completo la replicación del VHC en el PBMC examinado.

Conclusiones y Comentario: Los resultados de este estudio indican que el VHC puede persistir mucho después de la resolución espontánea de la hepatitis C a niveles indetectables por las pruebas actuales. Una respuesta inmunitaria del huésped aparentemente eficaz que reduce la hepatitis parece insuficiente para eliminar completamente el virus. La morbilidad a largo plazo del transporte de VHC asintomático debe examinarse incluso en individuos que alcanzan el VHC indetectable mediante pruebas estándar y debe evaluarse su necesidad de tratamiento.

Como lo demostró este estudio, la resolución espontánea de la hepatitis C no siempre coincide con la erradicación molecular del VHC y una infección asintomática establecida puede persistir durante décadas. Esta es información nueva que modifica nuestra comprensión actual de la historia natural de la infección por el VHC. También llama la atención sobre cuestiones potencialmente importantes para la patogenicidad y la epidemiología de la infección asintomática por el VHC que no se pueden detectar mediante pruebas convencionales, es decir, la posibilidad de consecuencias patológicas a largo plazo y la transmisión subclínica del virus.

En general, los resultados del estudio implican que la morbilidad a largo plazo del transporte de VHC asintomático debe examinarse incluso en individuos que alcanzan el VHC indetectable después de la hepatitis C auto-resuelta y debe evaluarse su necesidad de tratamiento contra el VHC.

 

El Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo clinico, comenta que por este hallazgo y por las cicatrices que deja el VHC en el hígado es fundamental continuar con controles médicos períodicos, después de la erradicación viral. Esto forma parte del estándar de cuidados en Hepatología. 

Referencia

Chen, A. Y., Hoare, M., Shankar, A. N., Allison, M., Alexander, G. J., & Michalak, T. I. (2015). Persistence of hepatitis C virus traces after spontaneous resolution of hepatitis C. PloS one, 10(10), e0140312.

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas