Seguridad de la página de inicio
domingo, 27 septiembre 2020
Log in

RIESGO DE HÍGADO GRASO METABÓLICO EN LAS MUJERES POSMENOPÁUSICAS

La enfermead por hígado graso asociado a disfunción metabólica (EHGADM) es la causa más común de daño hepático y puede provocar cirrosis hepática y la muerte. También es uno de los principales indicadores de los trasplantes de hígado. Es común y afecta a casi 1 de cada 4 personas en todo el mundo. A menudo se asocia con obesidad, cantidades anormalmente altas de lípidos en la sangre y Diabetes Mellitus tipo 2.

mafld menopausia que es el higado graso

La prevalencia del higado graso metabólico en mujeres está aumentando en todo el mundo. Las mujeres en edad reproductiva tienen tasas más bajas de higado graso metabólico en comparación con los hombres; sin embargo, esta protección se pierde después de la transición menopáusica cuando la prevalencia de esta afectación hepática en mujeres posmenopáusicas se vuelve similar o supera a la de los varones de la misma edad.

La menopausia es el momento en que las mujeres ya no pueden tener hijos, con mayor frecuencia después de los 45 años. Durante la menopausia, los ovarios de la mujer dejan de producir las hormonas estrógeno y progesterona, considerándose que las mujeres llegan a este periodo cuando no han tenido la menstruación durante un año. De manera significativa, el nivel de una hormona endocrina llamada estradiol o E2, que es producida por los ovarios, disminuye significativamente después de la menopausia. E2 es la principal hormona sexual femenina involucrada en la regulación de los ciclos reproductivos femeninos menstruales y estrales.

La  Dra. DiStefano investigadora del Translational Genomics Research Institute, en Arizona, Estados Unidos, hizo una revisión de más de 60 estudios epidemiológicos, clínicos y experimentales, publicada en la revista Endocrinology. Los resultados de los estudios indican un mayor riesgo de hígado graso metabólico y tasas más altas de fibrosis hepática grave en mujeres posmenopáusicas en comparación con las mujeres premenopáusicas, y que las mujeres mayores con hígado graso experimentan una mayor mortalidad que los hombres.

Las investigaciones que involucran modelos animales ovariectomizados (sin ovarios después de extracción quirúrgica) demuestran una relación causal entre la deficiencia de estrógenos y una mayor susceptibilidad al desarrollo de hígado graso y esteatohepatitis, aunque los factores dietéticos pueden exacerbar esta compleja relación. Los hallazgos acumulados sugieren que se necesita una mejor comprensión de la interacción entre el estado menopáusico, las comorbilidades metabólicas y los esteroides sexuales en el origen del hígado graso. Además, los mecanismos que subyacen a la diferencia en el riesgo de esta enfermedad hepática entre mujeres posmenopáusicas y premenopáusicas siguen sin comprenderse completamente.

mafld menopausia ovarios

El hígado graso metabólico puede progresar a una condición más peligrosa llamada esteatohepatitis,, que indica que además de la grasa ya hay inflamación y daño a las células del hígado, con la posibilidad de fibrosis. Entre las mujeres, la esteatohepatitis es ahora la indicación principal para el trasplante de hígado, que es la estrategia de tratamiento más eficaz cuando la enfermedad es crónica e irreversible, con complicaciones que afectan la calidad de vida, aunque el hígado graso puede recurrir en pacientes trasplantados, en los que persisten los factores para su desarrollo.

La revisión también sugiere que las mujeres de peso normal con niveles de lípidos, glucosa e insulina dentro de los rangos normales tienen un riesgo bajo de desarrollar hígado graso metabólico, por lo que la esperanza para las mujeres en este grupo de edad, es evitar la enfermedad hepática, es decir la prevención es fundamental.

Los esfuerzos para enfatizar una dieta saludable y actividad física constante deben ser remarcados en toda la población en general, pero de acuerdo a los resultados de este artículo, también debe ser una meta en mujeres de mediana edad a medida que se acercan a la menopausia para prevenir el desarrollo de hígado graso metabólico.

Además, las mujeres posmenopáusicas pueden beneficiarse potencialmente de las opciones de tratamiento, como la terapia de reemplazo hormonal (TRH). Sin embargo, los efectos de las diferentes combinaciones de hormonas, incluido el inicio de la terapia, la duración de la terapia, las dosis e incluso la forma en que se administran los tratamientos representan una brecha crítica en la investigación clínica, según la revisión.

 

mafld grafica riesgo

El Dr. Leonardo Martínez, Gastroenterólogo Clínico, dedicado a la Enfermedad por Hígado Graso por Disfunción Metabólica, comenta que "es probable que la pérdida de protección conferida por los estrógenos, combinada con la modificación de factores cardiovasculares y proinflamatorios, sea la base del aumento del riesgo de EHGADM en mujeres posmenopáusicas. Además, se ha publicado que la tasa de mortalidad está aumentando entre las mujeres con EHGADM, y más mueren por complicaciones de hepatopatía crónica, lo que sugiere que muchas mujeres desarrollan estadios más graves como es la esteato-hepatitis, en lugar de solo EHGADM. Necesitamos estudios clínicos con objetivos enfocados en determinar si la manipulación hormonal posmenopáusica puede prevenir o al menos aminorar el espectro grave de NAFLD y sus complicaciones en este grupo de mujeres.

El Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico, comenta que este artículo ayuda a comprender la diversidad de factores involucrados en esta compleja y peculiar enfermedad que suele afectar más a algunos que a otros. Sin duda los médico debemos prestar más atención a los genes y las hormonas que regulan al metabolismo para entender porqué a algunas personas la enfermedad les ataca más intensamente que a otras.   Y a partir de ese conocimiento activar nuevas medidas terapéuticas.


Referencias:

Johanna K DiStefano, NAFLD and NASH in Postmenopausal Women: Implications for Diagnosis and Treatment, Endocrinology, Volume 161, Issue 10, 1 October 2020, bqaa134

 

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas