Seguridad de la página de inicio
miércoles, 30 septiembre 2020
Log in

Detección precoz de la enfermedad hepática crónica en población adulta aparentemente sana en atención primaria

  • Escrito por Dra. Fernanda García Alvarado
  • Publicado en Prevención
En México nos encontramos en un momento coyuntural, y hoy más que nunca es importante reflexionar sobre qué debemos poner en la agenda pública con respecto al tema de la salud, en este horizonte confluye el inicio de un nueva era. 
 
Las enfermedades hepáticas son muy prevalentes y constituyen un problema sanitario de gran magnitud, ya que evolucionan hacia formas severas. En los países occidentales, la cirrosis y el cáncer primitivo de hígado se encuentran entre las 10 primeras causas de muerte entre los adultos. Además, la inflamación crónica del hígado, independientemente de la etiología, se encuentra asintomática en la mayoría de los casos; ello implica que su diagnóstico se realiza cuando ésta se encuentra en fases avanzadas, muchas veces en situación de irreversibilidad y con pocas posibilidades de tratamiento.
 
Un trabajo muy interesante de los médicos Llorenç Caballería y Pere Torán de la Unitat de Suport a la Recerca Metropolitana Nord en Barcelona, España, dedicaron una revisión al tema de la detección precoz de enfermedades hepáticas en población adulta que aparentemente es sana en atención primaria.
 
Iniciaron dejando en claro que las enfermedades hepáticas son muy frecuentes en las consultas de los centros de atención primaria y, a menudo,  se  diagnostican  a  través  de  la  alteración de  las pruebas de función hepática al practicar una analítica para un examen de salud rutinario o bien, ante un paciente con factores de riesgo, al detectar una hepatomegalia en la exploración física o ante la presencia de alteraciones radiológicas al practicar una ecografía abdominal por cualquier motivo.
 atencion primaria 
En su revisión hicieron un énfasis especial en que lo ideal sería identificar a los pacientes en fases iniciales de la inflamación crónica del hígado, lo cual permitirá incidir de manera efectiva en su historia natural, y detener o retrasar su evolución. Hasta ahora los clínicos nos basamos en la alteración de las pruebas de función hepática, ya sea para conocer la etiología, así como, según el grado de afectación, la presencia de una enfermedad hepática, o bien a través de los hallazgos de la ecografía abdominal que sugieren la presencia de cambios sugestivos de hepatopatía crónica. Sin embargo, desde hace unos años se han diseñado unos métodos no invasivos, tanto marcadores serológicos (directos e indirectos) de fibrosis como radiológicos.
 
Para confirmar el diagnóstico nos basamos en la historia clínica, la exploración física, las pruebas de función hepática y la ecografía abdominal. Es importante establecer la etiología, si el daño hepático es por consumo de alcohol, por medicamentos, por infecciones virales (VHB o C), etc.
 
Por ello, la utilización de métodos no invasivos, y a sean serológicos o radiológicos, o bien una combinación de ambos, que como se ha observado en diferentes estudios mejora el rendimiento diagnóstico y pronóstico puede ser una herramienta muy útil para la detección precoz de enfermedades hepáticas.
 
Por tanto, los autores concluyen que las enfermedades hepáticas moderadas son muy frecuentes, muchas veces asintomáticas y frecuentemente no se investigan con la misma intencionalidad que otras patologías. Por ello son necesarias campañas para sensibilizar de su importancia a los profesionales de atención primaria.
 
Los métodos disponibles en atención primaria permiten la detección y el diagnóstico etiológico de las enfermedades hepáticas más frecuentes.
 
Los métodos no invasivos disponibles en atención primaria para establecer el grado de lesión son limitados y sólo permiten distinguir las formas avanzadas. Es necesario diseñar índices diagnósticos y pronósticos basados en los parámetros clínicos y analíticos disponibles en atención primaria, o bien efectuar estudios en población general con los métodos actuales cuyos resultados justifiquen su implantación en dichos centros.
 
Por ultimo no debemos olvidar que, obviamente, las prácticas de salud en México (y en el mundo) tienen que responder a los determinantes sociales como primer paso para influir en nuestro sistema de salud. Este enfoque, el de prevenir, es válido tanto para la profesión médica como para las profesiones de la salud, es un nuevo reto que sin duda será un desafío en los próximos años.
 
 
Referencia
 
Caballería, L., & Torán, P. Detección precoz de la enfermedad hepática crónica en población adulta aparentemente sana en atención primaria. Gastroenterología y Hepatología, 2019;35, 23-29.

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas